Licencia

Licencia Creative Commons

miércoles, 22 de junio de 2011

Dos rubias de pelo en pecho

Tres rollos de films tomados en perspectiva



En está película os reiréis mucho, nada más hay que ver el título: “son dos policías disfrazados de tías” que están infiltrados en una misión.
Fue producida por el director Lee Unkrich, hace ya unos cuantos años, pero seguro que os gustará.

Todo comienza cuando dos ambiciosos pero con poca fortuna agentes del FBI (Swann y Marlon Wayans) se hacen pasar por dos mujeres novatas en la alta sociedad, en el exclusivo complejo Hampton para investigar una serie de secuestros. Pero, mientras preparan su actuación en el acontecimiento social del año se encuentran que es mas duro de lo que parecía. . A pesar de esforzarse al máximo, los agentes Marcus y Kevin Copelad se han ganado el que los hayan degradado hasta lo más bajo de la cadena del FBI. . Su último trabajo resultó un fracaso y ahora sus empleos penden de un hilo.

Cuando descubren una trama para raptar a las hermanas Brittany y Tiffany Wilson, asignan el gran caso a los rivales de Marcus y Kevin, Vincent Gómez y Jaque Harper, para mayor humillación, Kevin y Marcus son asignados a una tarea servil e ingrata escoltar a los mocosos Gucci desde el aeropuerto hasta su hotel en Hampton.,ni siquiera ellos pueden fastidiarla esta vez. ¿No? Hasta que el perro de Tiffany, Baby, provoca un accidente de tráfico, se genera una pelea y las dos mujeres son desfiguradas bueno, si por un labio hinchado y un corte en la nariz se puede decir “que están desfiguradas”, aunque en el caso de estas niñas pijas obsesionadas con su aspecto, se podría decir que sí . Las herederas se niegan a mostrar sus caras si no están perfectas en el importante fin de semana en sociedad temiendo que pudieran perder la codiciadísima portada en la revista Hampton, en favor de sus archirivales Heather y Megan Vandergeld. Afrontando la posibilidad del despido, Kevin maquina un plan: Él y Marcus irán de incógnito haciéndose pasar por las exigentes divas y, en el proceso, tratarán de capturar a los raptores y de restaurar sus reputaciones. Con las auténticas niñas Wilson a salvo alojadas en un lujoso hotel de Nueva York, Marcus y Kevin asumen sus identidades y empiezan su insospechada andadura entre la créeme de la créeme de la sociedad de Hampton…. Consiguen atrapar a los secuestradores, por lo que salvan el trasero y quedan como héroes delante del jefe.

Bueno, espero que os haya gustado… pero como ya sabéis no es lo mismo contarlo que verlo. A mi me gusto mucho porque para realizar con éxito está operación hacen muchas tonterías con las que os reiréis.





Estefanía Pichardo Solenzal

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.