Licencia

Licencia Creative Commons

miércoles, 22 de junio de 2011

Por un puñado de dolares

Tres rollos de films tomados en perspectiva


Esta película crea un mítico personaje: “El hombre del poncho”. Este personaje no es otro que el interpretado por el GRAN Clint Eastwood. Los primeros planos de Eastwood son inolvidables, son magnéticos, te entretiene ver a “El hombre del poncho” cruzar un pueblo a caballo, y es ahí la magia del personaje y del actor. Este personaje es un chulo con clase.

Aparte de Clint hay poco que mencionar en el reparto, el villano de la película también tiene una gran credibilidad, que sin embargo no está al nivel de Eastwood.

La historia es muy simple (basada en Yojimbo de Kurosawa), que es lo que se le podría achacar a esta película, yo sin embargo no le achacaría nada en este aspecto.

El guión es, creo, el guión con más chispa que he visto en un western y en muchas películas que no son westerns. Tiene frases memorables que no se te olvidarán después de oírlas, y eso lo logran pocos films.

La banda sonora, de Ennio Morricone, tiene mucha importancia en la obra, a la que trasmite un ritmo inolvidable. Coordina muy bien la acción y las imágenes.

La acción puede resultar un tanto surrealista, pero teniendo en cuenta los westerns que se hacían por esa época, no es nada raro (ni tan grave. La trama también puede resultar surrealista pero… ¿Y qué importa?

Sinceramente, es todo tan sucio, surrealista y tan lleno de polvo, que no merece ni mencionar lo fallos.


Antonio Jiménez Castillo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.