Licencia

Licencia Creative Commons

miércoles, 22 de junio de 2011

Dios ha muerto

Nietzsche, de perfil, con la cabeza apoyada en la mano derecha

Friedrich Nietzsche realizó una crítica exhaustiva de la cultura, la religión y la filosofía de occidente, mediante la deconstrucción de los conceptos que las forman, y apoyándose en el análisis de las actitudes morales que se profesaban sin ser cuestionadas ni plantearse un simple ¿por qué? hacia la vida.

Este trabajo afectó profundamente a teólogos, filósofos, sociólogos, psicólogos, poetas, novelistas y dramaturgos.

Saca a relucir que el ser humano sigue una moral de resentimiento, el ser humano, soporta cualquier sufrimiento siempre y cuando éste tenga un sentido. (yo, antes de conocer la corriente de pensamiento de Nietzsche, veía la religión como un referente
de vida, alegría y plenitud espiritual, pero vivía siempre insatisfecho planteándome muchísimas cosas, pero viviéndolas dentro de las ideas prefijadas a las que mi cultura me había inducido previamente.) Pero entonces ¿por qué ha de considerarse negativa? la sexualidad, la gula, etc.? En clase de Filosofía supe de esta corriente de pensamiento, que me ha hecho reflexionar.

Nietzsche afirma que la moral judeo-cristiana, literalmente, pone "lo bueno de malo y lo malo de bueno" y nos lo hace ver así, razonando que:
Jesús murió por nuestros pecados, (¿nuestros pecados?, pero si no habíamos ni nacido), "Dios" es bondadoso, cariñoso, repleto de ternura y "siempre" nos perdona, (¿será también quien nos mandará al infierno? Seguro que sí: pecadores o no, todos pasaremos por el purgatorio, para retorcernos de dolor entre purificadoras llamas, antes de alcanzar su gloria).
La religión nos dice que tenemos que ser misericordiosos, humildes, tener fe y si nos pegan poner la otra mejilla... Y así vivir subyugados en esta vida porque esta vida vana y terrenal, simplemente no importa. Así que elimina tus deseos, despójate de todo y sé austero: después habrá otra vida mejor. En el cielo serás recompensado, pasando antes por el purgatorio, claro está. De modo que ¡aguanta! ¡Vamos, sigue aguantando! No pienses, no te reveles, no te plantees nada. Demuestra que estás bien contra la espada y la pared. Por el contrario, ve como algo muy positivo para el ser humano hacer ayunas (el hecho de privar al cuerpo de alimentos, algo fundamental y necesario para la vida, ¿por qué debe ser bueno?) o peor aún la mortificación de la carne. Además condena la naturalidad de la sexualidad humana, relegándola a pecado, reduciéndola a simple lujuria; esto es, rasgos naturales propios de la vida están censurados por la influencia de la religión judeo-cristiana.

¿Qué y quién realmente perjudica la vida entonces? Nietzsche llega ha comparar en una de sus obras la función que ejercían sacerdotes y curas con la de unos "médicos sádicos": son los únicos que pueden curarte de pecado, mediante el sacramento de la confesión, pero nunca te curarán del todo, y así consiguen hacerte dependiente de sus perdones. Es imposible terminar de confesarte y antes de salir de una iglesia no haber vuelto a pecar de: "pensamiento, palabra , obra u omisión". Es decir, si pasa una chica por delante y te atrae por su, dada por "Dios", belleza evidente, pecarías de lujurioso, y eso que sólo es un pensamiento o sentimiento de atracción. Si agredes, faltas, injurias, de nuevo pecas. Si obras mal, ya sea intencionadamente o no, vuelves a pecar...

Y lo mejor es cuando la iglesia alega la necesidad del sacramento del bautismo para no vivir en el pecado. ¿Qué pecado puede haber cometido un recién nacido? A mi juicio ninguno, pero para la religión cristiana sí, puesto que un bebé ya nace con el "pecado original". Por lo tanto, deduzco que nacer también es un acto pecaminoso. Da que pensar, ¿no?

Reflexionad, planteaos cosas y no os creáis todo de forma ciega. Disfrutad de esta corriente de pensamiento que hizo temblar las conciencias de las generaciones posteriores.



Carlos Pérez Blanco.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.